Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Retortillo, su mina de uranio y la creación de un balneario al lado

Por   /  4 junio, 2019  /  No hay comentarios

En Retortillo se ha originado un gran revuelo entre los habitantes debido al deseo de la empresa Berkeley Minera España de construir una mina de uranio a cielo abierto.

De hecho, su Bolsa de valores subió considerablemente y aseguran que se debe al triunfo de Eustaquio Martín Herrero del Partido Popular. La portavoz de Stop Uranio Raquel Romo, quien no está de acuerdo con dicho proyecto, salió al paso afirmando que miembros del PSOE también defendieron en su momento la fundación de la mina cuya puesta en marcha se ha retrasado por  inconvenientes administrativos.

La Diputación de Salamanca escribió un informe que imposibilita al Consistorio concederle a la compañía la licencia urbanística para montarla. Asimismo, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Consejo de Seguridad Nuclear, deben otorgarle el visto bueno para crear la planta de tratamiento de uranio que aún está en veremos.  

En Retortillo ninguna persona habla sobre el tema aunque esté a favor

Ni el  nuevo regidor Martín Herrero lo hace y es que en días pasados manifestó que si la firma cumple con los requisitos se abriría.

Esta ha prometido la  instauración de 400 a 450 empleos directos y 2.000 indirectos en la comarca. Actualmente sólo cuentan con 30 personas tanto en las oficinas como en el almacén, mientras esperan por los permisos. Cerca del Consistorio existe una oficina de recursos humanos que se encarga de la ocupación laboral de los pocos hombres y mujeres que viven en la localidad.

Los retortillanos viven primordialmente de la ganadería y cuentan únicamente con la empresa ‘El Taqui’. Berkeley hace años atrás y sin ninguna autorización, quitó alrededor de 2.000 encinas antiquísimas para hacer una carretera que desviara el tráfico de la mina, misión cuya responsabilidad quedó en manos del próximo alcalde. Nunca se supo cuál fue la suma de dinero que se pagó.

Como es de conocimiento público, el balneario representa una buena fuente de ingresos económicos para Retortillo; pero desafortunadamente para sus pobladores, el mismo limita con los terrenos donde se edificaría la mina, al lado del río Yeltes.

Jesús Cruz  un vecino del lugar y quien trabaja activamente para que el plan no se lleve a cabo, expresa que nació en esa zona y recuerda cuando aprendió a nadar en dicho río; además su padre trabajó allí.

El hombre quien dice tener cuatro nietos no acepta que ellos no puedan deleitarse en un futuro de la interesante geografía. A Jesús le ocupa la huella ambiental que dejaría la mina y cuánto es el interés monetario que se tiene ante la cimentación de la obra.

Finalmente se pregunta: “¿Quién vendría a una playa que se encuentra al lado de una mina de uranio?», por los momentos libre de radiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La operación de rinoplastia en IM Clinic recibe muy buenas opiniones

Read More →