Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

¿Hasta qué punto se puede hacer daño a otros consciente o no de ello?

Por   /  15 mayo, 2018  /  No hay comentarios

Cada quien aconseja e intenta guiar a otros en función a sus propias experiencias sin detenerse siquiera a pensar en que puedes estar ocasionándole algún daño sin querer.

No necesariamente lo que para unos es un método eficiente para librarse de algún sufrimiento, de señalamientos, estigmas o más problemas va a funcionar para otros, de hecho puedes resultar más dañado que al principio; no obstante y llevados por el firme deseo de ayudar, lo que hacemos es profundizar las heridas sin estar plenamente conscientes de esto.

Hay víctimas de abuso sexual cuyos consejeros, abogados y círculos cercanos prefieren desalentar su decisión de plantarse en un juicio, ya que esto implicaría un mayor sufrimiento que llevarían a cuestas de por vida, pero porque ha de ser igual en todas las víctimas, ¿es que acaso cada una no tiene sus propias experiencias y capacidades para afrontar situaciones y hasta los miedos? Si es así, ¿por qué razón llevarlas a todas por un mismo camino?

Ante situaciones adversas, quienes rodean a una víctima se empeñan en decirle que no está sola y se esfuerzan en demostrárselo sin notar que pueden volverse asfixiantes y sin preguntarse qué es lo que necesita, quizás le sea más útil estar sola.

Hasta qué punto se puede hacer daño a otros consciente o no de ello

Un caso público y notorio como el de la victima de La Manada, de quien salieron a la luz los datos personales gracias a un código en la sentencia que se envió a los medios, lo cual ahora no solo la somete al escarnio de todos, sino que ya se especula sobre la posible existencia de algún otro video previo a los sucesos por los que se acusó a los miembros de la agrupación.

Y todo esto se hace público, sin pensar en la denunciante y no solo le sucede a ella, sino a muchas víctimas del género que sea.

Surgen en el interior posiciones encontradas, refiriéndonos aun al caso La Manada, donde cada lado defiende su teoría y sin importar que eso signifique renunciar a un puesto de trabajo por no estar de acuerdo con lo que surge alrededor, algo que les obliga a ceder sin evaluar de fondo las razones, tal fue el caso de Francisco Muñoz Conde miembro de la Comisión de Codificación.

Ahora una parte de la población exige que se revise, que se clasifique y que se defina que es una violación y en medio del padecimiento y daño sufrido por la victima hay quienes están dispuestos a acceder a tal petición, cual si fueran paños de agua tibia aplicando medidas provisionales.

Una violación es lo que es, aunque los grados en que se aplique la pena deben ser muy bien estudiados ya que si da igual que dejen viva a la víctima a que la maten para aplicar la pena máxima, ya que seguro que la justicia estará enviando mensajes a los delincuentes para su libre interpretación, con daños potencialmente peores o fatales.

Finalmente, los medios deben evaluar cuál es su responsabilidad en todo este daño que se ocasiona a las víctimas y a los mismos delincuentes, quienes se supone que van a la cárcel con la intención del sistema, de que se regeneren para poder reinsertarlos a la sociedad, el problema es que después de que se le ha conocido por sus bajos instintos públicos en medios de comunicación, es muy probable que no consiga un empleo como parte de su reincorporación a ésta.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

El musical “La jaula de las Locas” se estrena en el Tívoli

El musical “La jaula de las Locas” se estrena en el Tívoli

Read More →