Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

¿Por qué confiar la venta de una vivienda a una agencia inmobiliaria?

Por   /  4 septiembre, 2019  /  No hay comentarios

Vender una casa no es una tarea sencilla. A lo largo de este proceso, hay que cumplir con una serie de requerimientos legales, pero también llevar a cabo una campaña de venta que sea la más adecuada. Es por eso que para este tipo de situaciones lo mejor es contar con la ayuda de un equipo profesional especializado.

Una agencia inmobiliaria es, sin duda, la mejor opción para poner en venta una vivienda. Este tipo de agencias no solo se van a dedicar a tramitar toda la documentación legal necesaria para la venta, sino también se encargará de ponerle el mejor precio al inmueble, hacer la campaña de publicidad más adecuada para vender el piso rápido y gestionar las visitas de los potenciales clientes para ver el inmueble. 

Ventajas de vender la vivienda con una inmobiliaria

Son numerosas las razones que podemos citar para decidirnos a vender una casa a través de una agencia inmobiliaria.  

Por un lado, las agencias manejan la mejor información para darle a la vivienda un precio competitivo. Un particular por sí mismo puede sobrevalorar el inmueble y ponerle un precio que no se ajusta a la realidad, circunstancia que dificultará la venta. Las agencias inmobiliarias hacen un estudio no solo de la casa, sino también de los precios de las viviendas de la zona, para ajustar el precio para que este sea más real. 

Además, encontrar el comprador ideal por uno mismo puede resultar una de las tareas más complicadas. Este tipo de agencias, sin embargo, cuentan con una cartera de clientes dispuestos a comprar una vivienda. Un detalle que probablemente va a permitir que en un plazo corto de tiempo haya ya personas interesadas en ver la vivienda para su posible adquisición. 

Ni que decir tiene que las agencias inmobiliarias van a proveer al vendedor de una campaña de publicidad de la vivienda mucho más precisa y adecuada que si tratara de venderla por sí mismo. De esta manera, se logrará acceder a un público mucho más amplio y será más fácil su venta. Sin ir más lejos, la mayoría de posibles compradores van a encontrar una casa a través de los portales inmobiliarios. 

Un aspecto muy a tener en cuenta a la hora de vender una vivienda es gestionar las visitas de los potenciales clientes. Un particular va a tener más problemas a la hora de poder enseñar la vivienda a estos clientes. Sin embargo, los agentes inmobiliarios no solo disponen de cualquier horario para ello, sino que también están acostumbrados a dirigir este tipo de visitas para sacarle el máximo partido a las virtudes de la casa. 

Por último, no hay que olvidar que toda venta de una vivienda requiere de una serie de trámites legales que no todos conocemos. Dejar la gestión de la compraventa de una vivienda en manos de una inmobiliaria puede ser la mejor solución en este sentido. El profesional inmobiliario será el encargado de tramitar toda la documentación necesaria para que la venta cumpla con toda la normativa.  

La figura del agente inmobiliario

El agente inmobiliario es el profesional encargado de ayudar al propietario a vender su vivienda. Por lo general, se asocia a esta figura con la persona que enseña la casa a los clientes. Sin embargo, es capaz de realizar muchas más funciones. 

Por un lado, el agente inmobiliario es quien se encarga de analizar si el precio de venta de la vivienda es el más adecuado. Para ello tendrá en cuenta la situación en la que se encuentra, los metros cuadrados, la zona en la que se sitúa, etc. Un precio correcto y justo va a ser clave para poder vender la casa en el menor tiempo posible. 

El agente inmobiliario, además, puede asesorar al vendedor para que haga algunos cambios en la vivienda para acondicionarla mucho mejor para su venta. Un aspecto que puede formar parte del plan de marketing general que se establezca para la compraventa del inmueble. 

En dicho plan de marketing será fundamental la publicidad que se haga de la vivienda. Los portales inmobiliarios disponen en la actualidad de un campo de acción muy amplio, por lo que pueden llegar fácilmente a una gran cantidad de posibles clientes. 

Por último, la figura del agente inmobiliario también resultará fundamental en materia de asesoramiento legal y fiscal. Para vender el inmueble, el propietario necesita de una serie de documentos legales. Pero además, tendrá que hacer frente al pago de los impuestos de venta o deducciones. 
En definitiva, confiar la venta de una vivienda a una agencia inmobiliaria es la solución perfecta para que el proceso se haga de la mejor forma. El propietario se garantiza así que todo se cumplirá a partir de la más estricta legalidad y podrá conseguir que el proceso de venta se lleve a cabo de la forma más rápida posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Prevención de Riesgos Laborales y Productividad: una relación íntima que afecta a las empresas

Read More →