Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Piscinas comunitarias, ¿qué requisitos hay para abrirlas?

Por   /  14 junio, 2019  /  No hay comentarios

¿Tu comunidad de vecinos se plantea montar una piscina para todos? Ojo a lo que dictan las leyes.

En vuestra comunidad de vecinos habéis tomado una decisión que cambiará los veranos para el resto de vuestras vidas. Queréis montar una piscina comunitaria para combatir el calor y las altas temperaturas que llegan durante los meses de junio, julio y agosto. Pero, ¿sabéis realmente lo que hace falta para contar con una?

No hablamos solo de los costes de la obra y mantenimiento, tampoco de la necesidad de hacer analisis de agua para comprobar que esta está en el estado perfecto para el baño. Desde hace unos años, se ha instaurado una normativa para esta clase de instalaciones que debe seguirse a rajatabla para no tener problemas con la justicia.

Por supuesto, su cumplimiento es obligatorio, y hay que tener en cuenta todas las condiciones que impone para que todos los vecinos podáis disfrutar de un buen y refrescante chapuzón en ella sin que os llegue una notificación de que debe cerrarse, o peor, una multa por no cumplir las normas.

¿Qué requisitos hay para abrir una piscina comunitaria? Si es la duda que tenéis, aquí la vamos a aclarar fácilmente. No importa que la calidad del agua sea exquisita, si no cumplís con lo que vamos a explicar aquí, podéis dar por sentado que cualquier inspección os hará tener problemas. Cumplid todo esto y olvidaos de las complicaciones, centraos en disfrutar todo lo bueno de tener una piscina cerca de casa.

Las normas imprescindibles para montar una piscina comunitaria

Por supuesto, es fundamental que se lleve un control del estado de ese líquido imprescindible para la piscina, contando con un buen equipo de analisis de piscinas que se encargue de comprobar que todo está en orden, pero también hay otros factores muy importantes a tener en cuenta:

Seguridad

En primer lugar, es crucial que las normas de uso y comportamiento se encuentren en un lugar visible. Por supuesto, debe haber un socorrista con titulación profesional presente en las horas de baño (si no está presente, se prohíbe el baño), además de elementos que faciliten el rescate en caso de que haya problemas.

Además de esto, también es necesaria la presencia de un botiquín y un teléfono bien señalizado, acompañado de los números de interés en caso de urgencia. Si se trata de una piscina para adultos, la profundidad nunca puede ser mayor de 3 metros; si es una para niños, el tope se queda en los 0,60 metros.

La zona alrededor de la piscina debe contar con al menos 1 metro de anchura y sin obstáculos para facilitar el tránsito de las personas, los trampolines e instalaciones similares están completamente prohibidos, aunque los toboganes sí, y, por supuesto, el acceso a los productos químicos para el mantenimiento del agua debe estar prohibido, así como cualquier posible acercamiento a aguas residuales.

Higiene

Los aseos deben diferenciarse por sexos obligatoriamente, además de contar con agua corriente y potable, papel para secar manos y papel higiénico para el baño, toallas desechables y también dosificador de jabón. Por supuesto, no pueden faltar las duchas (un mínimo de dos) en la zona de baño, de paso obligatorio para todos aquellos que vayan a darse un chapuzón.

También debe haber en los alrededores una buena cantidad de papeleras y ceniceros para alojar cualquier clase de desecho. Su cantidad debe ser proporcional a la cantidad de personas que permita la piscina. Por otra parte, a la hora de consumir alimentos, debe hacerse fuera del perímetro de la piscina, al igual que no se puede usar calzado inadecuado en este.

Mantenimiento

Para poder llevar a cabo todas las labores de mantenimiento de estas instalaciones, la persona encargada ha de contar con la preparación adecuada, recomendándose siempre disponer de un equipo profesional o en su defecto, alguien con la titulación y formación que corresponda.

Además de haber un Libro de Registro Oficial en el que se registre todo lo relacionado con los productos utilizados para tratar el agua, las lecturas de los contadores, el valor de PH de la misma y otros parámetros, también hay que asegurarse de que la depuradora esté siempre en funcionamiento durante las horas de baño, así como proteger los puntos de aspiración de la misma para que no surjan percances con los bañistas.

Una norma fundamental es que, al menos una vez al año, debe vaciarse la piscina por completo para ponerla a punto, reparar cualquier grieta, repasar la pintura o hacer una limpieza a fondo tanto de esta como de su sistema de depuración.
Algunas de estas normas cambian si la piscina es especialmente grande, obligando a contar con más socorristas y seguir medidas más rigurosas debido a manejar algo de mayores dimensiones. Aun así, como habrás podido comprobar, lo cierto es que las normas a seguir son bastante lógicas y nada exigentes. Algo fácil de conseguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

¿Pueden solicitar un préstamo las personas que están en ASNEF?

Read More →