Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Michael Robinson: historia de un reportaje inacabado

Por   /  12 mayo, 2020  /  No hay comentarios

En días recientes se dio a conocer una noticia que generó mucha tristeza en los aficionados del fútbol, la de la muerte de Michael Robinson, uno de los periodistas deportivos más queridos por todo el viejo continente.

Fue futbolista en los años 60 y 70, llegando a conseguir la Copa de Europa con el club de sus amores: el Liverpool.

Después de colgar las botas se dedicó al análisis y transmisión de los mejores partidos del momento.

Logró cubrir más de 30 copas del mundo, un sinfín de Champions League y ligas europeas, generando una afinidad en sus colegas y en los televidentes que pocas veces se llega a ver en la televisión. Lamentablemente al cáncer poco le importó.

Un amigo se enteró de la noticia rápidamente, cuando Michael lo llamó en plena madrugada para fijar una cita al día siguiente. Después de un par de carcajadas, algo muy típico cuando se producía una conversación con Robinson, el periodista le comentó todo. Ambos quedarían perplejos.

Sin embargo esto no detuvo al seguidor del Liverpool. Afirmó que sentía como nunca y que se haría todos los tratamientos médicos para poder estar de nuevo en su día a día con el fútbol, su verdadera pasión.

Después de más de un año de tratamiento volvió para la que sería la última transmisión de su vida, nada más y nada menos que el amado Liverpool ante el Atlético de Madrid. La llave empezaría en el Wanda y finalizaría en el mítico Anfield inglés.

El y su compañero Carlos Martínez llegaron dos horas antes para preparar toda la transmisión y los pormenores de un partido de Champions. La buena vibración estaba por todos lados.

Sin embargo el resultado no fue el esperado; el equipo del Cholo ganó 1 a 0 y derribó muchos paradigmas frente al gigante inglés, que se sentía superior frente a cualquier equipo del viejo continente. A pesar de esto, Michael Robinson no perdió la esperanza una mejor actuación en el partido de vuelta.

Sin embargo tuvo que sufrir la derrota en Inglaterra de forma solitaria, ya que el medio de comunicación canceló todos los viajes debido a la inminente amenaza del coronavirus. Sería el principio del fin para él.

A la mañana siguiente tuvo que ir al hospital porque tenía dificultades para hablar, se confundía de lenguaje y tenía constantes mareos y dolores de cabeza. Más nunca volvió a salir, debido a que tuvo que acatar el confinamiento al máximo.

La radioterapia que recibía diariamente no pudo detener el cáncer que se había convertido en metástasis. Dejó un vacío increíble que será muy difícil de llenar en los próximos años. El mejor amigo de todos los futboleros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

5 claves de las comunicaciones para el teletrabajo

Read More →