Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Los beneficios de la septorrinoplastia o rinoplastia funcional

Por   /  7 enero, 2021  /  No hay comentarios

La rinoplastia funcional (o septorrinoplastia) es una cirugía en la que se modifica parte de la nariz o el tabique nasal para corregir aspectos funcionales, como podrían ser en la punta, la anchura o el propio tabique. Se diferencia de la rinoplastia plástica, que solo es una intervención con fines estéticos, aunque esto no limita que la septorrinoplastia también se pueda encargar de ello.
 
El motivo por el cual las personas se someten a esta operación es que hay algún problema funcional en la nariz, generalmente en el tabique. Puede que el tabique esté torcido, inclinado o incluso deformado, y la operación se centra en modificarlo para mejorar la respiración nasal. Otra razón puede ser el sangrado nasal excesivo o demasiado recurrente, el cual solo se controla mediante cirugía.

¿Qué ganas al someterte a la operación?

Existen desviaciones del tabique que provocan dificultades respiratorias y apneas. A pesar de que una persona pueda vivir con ellas, es cierto que su salud se ve afectada con frecuencia e incluso tiene limitaciones como una menor resistencia y problemas para dormir, ya que en ambas actividades cambia el ritmo de la respiración.
 
La intervención se encarga de corregir estos desperfectos en la nariz para que la persona pueda respirar con normalidad, independientemente de la actividad que esté haciendo. Esto también elimina el exceso de mucosidad que se puede generar, ya sea por una condición hereditaria o por un desperfecto en el tabique.
 
Por otro lado, la cirugía también puede intervenir en el aspecto físico si la persona lo desea. Así se contribuye a que el paciente se sienta mejor con su propio cuerpo y la proporción de la nariz y su simetría en comparación con el resto del rostro. La eliminación de imperfecciones puede ser muy positiva para la autopercepción de alguien.
 
Puedes someterte a una rinoplastia en Colombia, específicamente en la ciudad de Bogotá, en el consultorio del doctor Johnatan L de Guevara, el cual también trabaja la parte estética.

¿En qué consiste la rinoplastia funcional?

La cirugía es bastante sencilla, y el tiempo de recuperación es muy corto. De hecho, al par de días el paciente ya puede retomar sus actividades diarias con regularidad, aunque manteniendo algo de cuidado. La operación se lleva a cabo con anestesia local o general, de acuerdo al área específica a intervenir.
 
Paciente y cirujano se tienen que reunir para determinar cuál es el problema que tiene el paciente. Luego, se hacen las placas necesarias para saber el origen de lo que está sufriendo el paciente, y así el médico sepa qué tiene que intervenir exactamente y cómo, ya que debe planificar también una ruta para la operación.

La preparación antes de la cirugía

El médico le dirá al paciente si debe dejar de tomar algunos medicamentos que podrían interferir con la operación, como podrían ser fármacos que cambien la coagulación de la sangre. Además, el paciente deberá haber evitado comer y beber desde la noche anterior al día de la intervención.
 
En general, se trata de una operación bastante corta y que no tiene ningún tipo de complicaciones. Se complica un poco si también el paciente busca un cambio estético, por lo que el médico deberá intervenir en la parte interna de la nariz para cambiar la forma externa de la misma.

Cuidados tras la intervención

El paciente puede volver a casa el mismo día de la operación, aunque tiene la opción de quedarse una noche si lo desea. Lo bueno es que se trata de una operación muy poco invasiva, así que el paciente no debería sentir mayor dolor, aunque la sensibilidad al mismo varía en cada persona.
 
Lo más común es que el médico tape ambos orificios nasales con algodón y materiales esponjosos para evitar que las hemorragias nasales manchen el resto de la cara. Lo normal es que estos tapones se retiren después de un día o un poco más, aunque podrían ser reemplazados solo por medio día más si hay demasiado sangrado.
 
Es normal que la nariz esté bastante hinchada y que drene durante unos días, aunque hay que evitar taparla porque esto evita que la nariz cicatrice y que aparezcan infecciones. Algunos días después, podría ser necesario asistir de nuevo al médico para quitar los puntos si así se indicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Clínica Dental Urbina recibe el premio Invisalign Titanium Provider

Read More →