Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Cómo limpiar nuestra chimenea de manera sencilla

Por   /  9 marzo, 2017  /  No hay comentarios

Tienda de accesorios y tubos para chimeneas

Estamos en plenos meses de frío, época en la que apetece mucho el juntarse al calor de una buena chimenea. Sin embargo, para muchos el poseer una chimenea significa una carga de trabajo adicional bastante tediosa. Hoy vamos a daros una serie de consejos útiles y sencillos para que veáis lo fácil que es mantener una chimenea en estado óptimo.

Para ello, hemos tenido la oportunidad de hablar con los expertos de “Mi Almacén Online”, una tienda de accesorios y tubos para chimeneas que nos enseñan paso a paso como debemos limpiar nuestra sin morir en el intento.

Lo primero que tenemos que hacer es asegurarnos que la chimenea está totalmente apagada para evitar quemaduras innecesarias. Además, nos pondremos unos guantes protectores para evitar tocar los residuos tóxicos que hayamos usado para encender el fuego, y también cubriremos el suelo alrededor de la chimenea con papeles para evitar que se ensucie.

Cogeremos una pala para quitar los residuos y la ceniza y pasaremos un aspirador o cepillo para eliminar el polvo y los restos difíciles de atrapar con la pala.

Una vez que tenemos la zona de la rejilla limpia, vamos a inspeccionar la chimenea por dentro. Para ello, nos ayudaremos de una linterna y miraremos por el tiro de la chimenea hasta la salida de aire. Lo habitual tras un tiempo de uso es que encontremos hollín y creosotas. Estos restos son muy sencillos de eliminar con el cepillo adecuado. Los expertos en chimeneas de Mi Almacén Online nos recomiendan utilizar un cepillo redondo de metal llamado “erizo”. Habrá que introducir el cepillo por la chimenea e ir raspando y girándolo hasta que todos los restos de despeguen de la pared de la chimenea.

Si el cepillo del que dispones no es lo suficientemente largo para llegar hasta el final de la chimenea puedes usar unas varillas telescópicas flexibles que se alargan para subir el cepillo hasta el final del tubo de la chimenea.

También puede ocurrir que durante la limpieza te encuentres con que hay restos de pájaros en el interior u otros elementos que no deberían estar ahí. Para evitarlo y que la próxima limpieza sea mucho más sencilla y rápida lo ideal es que coloques un remate o deflector para chimeneas. Existen diferentes tipos de remates, por lo que tendrás que revisar cuál sería el más adecuado para tu chimenea.

Estamos seguros que visto lo sencillo que es limpiar una chimenea te apetecerá más decidirte a instalar la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

libertad

El incremento de la libertad sexual en la sociedad actual

Read More →