Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

La Movida: Crónica de una agitación 1978-1988

Por   /  9 julio, 2019  /  No hay comentarios

La Movida es un movimiento artístico cuyos efectos visuales son categóricos e inmortales. A nivel social ha logrado romper con los dogmas religiosos y el legado franquista. Esto se puede apreciar en la exposición recientemente inaugurada por La Movida que lleva como título  “Crónica de una agitación 1978-1988” exhibida en el festival europeo los Encuentros de Arlés.

Son 150 imágenes que presentan la obra de Pablo Pérez-Minguez, Alberto García-Alix, Miguel Trillo y  Ouka Leele cuatro fotógrafos ligados a dicho grupo. 

Irene de Mendoza y Pepe Font de Mora, pertenecientes a la fundación FotoColectania de Barcelona quien recibirá la muestra desde el 18 de octubre, señalan que fue difícil exponerla en un museo y por ello fue llevada a los espacios de Arlés para que el espectador pueda apreciar el trabajo de estos artistas de la fotografía.

Ellos no pensaron en la trascendencia que tendría; su interés exclusivo era narrar su mundo día a día tal como lo ven en una metrópoli noctámbula y mutante que se sacudió después de cuarenta años de letargo.

García-Alix al revisar la muestra dice que las gráficas revelan una época protagonizada por una generación destruida por el sida y la droga. Sin embargo su deseo es que el público se vaya con una impresión de vitalidad.

Piensa que el movimiento sigue incomodando. Cree que los que no han vivido la Movida la detestan, quizás por envidia; pero los que tuvieron la dicha de experimentarla tienen la certeza que no volverá. Manifiesta que no la entienden ni se detienen a estudiarla y la culpa es de ellos que no han sabido proyectarla.

A la Movida se le ha tratado de encasillar como un asunto político, incluso se ha dicho que el PSOE programó el evento  cuando no es así.

En otra de las salas de la mansión provenzal donde se ofrece la exposición, Ouka Leele fue categórico al expresar su rechazo porque se politice su trabajo; ante la posibilidad manifestada por Begoña Villacís vicealcaldesa de Madrid, de crear un museo para la Movida.

“Nosotros fragmentamos las dos Españas. Nuestros padres fueron marcados por la guerra y ambicionamos vivir en un mundo distinto”. “La Movida es una corriente artística, no una frivolidad”.

Miguel Trillo, recuerda la historia claramente, y en sus piezas tanto las tribus urbanas como la escena musical fueron documentadas. En esta oportunidad, reprodujo su legendaria muestra pirata presentada en 1983 en la Sala Amadís, donde se recuerda a esa juventud que solía ir a los conciertos de los Pegamoides o Parálisis Permanente.

Trillo siente que el país debe releer la época previa al establecimiento democrático y La Movida le permite hacerlo. La gente de derecha e izquierda, aún no define qué es la cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

¡No le confíes tu equipo de aire acondicionado a un extraño!

Read More →