Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

El gas y la biomasa como medida para calentar el hogar frente a la subida eléctrica

Por   /  5 octubre, 2018  /  No hay comentarios

gas

Debido al aumento constante de la factura eléctrica en todos los hogares, cada vez son más las familias que se han planteado modificar parte de su instalación de calefacción hacia otros modelos antes de la llegada del invierno.

Y es que, dado que esta tendencia al alza en los costes de la energía eléctrica parece ser una constante que no cambiará en el corto ni en el medio plazo, los hogares han tenido que plantearse si utilizar una calefacción eléctrica para calentar una habitación o toda la casa les salía a cuenta.

¿Qué alternativas tienen los hogares para ahorrar en su factura y mantener la casa cálida en invierno?

Existen principalmente dos alternativas que permiten el ahorro a final de mes sin sacrificar la comodidad de la familia.

Por un lado están las calderas de gas de bajo consumo como las que ofrece por ejemplo la marca ferroli y por otro lado está la alternativa de recurrir a calderas de funcionamiento con biomasa como serían las tradicionales calderas de quema de madera o las más modernas de pellets.

Tanto en un caso como en el otro, ambas opciones han demostrado suponer un ahorro a largo plazo si se comparan los costes de las dos alternativas con el consumo mensual de un radiador eléctrico.

¿Qué ha llevado a incrementar las ventas de este tipo de calefactores?

Si comparamos el crecimiento de los costes de las materias primas necesarias para utilizar los diferentes tipos de calderas y radiadores que encontramos en el mercado, veremos rápidamente una diferencia considerable entre el precio del gas, los productos de biocombustible como la madera o el pellet y el coste de la electricidad. Únicamente teniendo en cuenta el incremento sustancial que ha tenido el coste eléctrico en los últimos años, y que puedes leer aquí.

A este factor económico básico se le suma el hecho de que los últimos modelos de las calderas alternativas al consumo eléctrico están optimizadas para ofrecer un impacto mínimo en la factura a final de mes ya que su consumo eléctrico en la práctica es inexistente. Si bien existe un consumo inicial tanto en las calderas de pellets como las de gas para iniciar la combustión, una vez está activa no emplea electricidad para funcionar activamente.

Hogares con diferentes necesidades

Sumada a la necesidad de reducir los costes de calentar su hogar, las familias han adaptado su consumo a los requisitos reales de su vivienda gracias a una mayor concienciación en el uso adecuado de cada tipo de radiador para reducir el consumo a final de mes.

Es decir, si antes era más habitual utilizar varios radiadores eléctricos para calentar por completo una casa, ahora tan sólo se recurre a ellos cuando se necesita calentar una habitación o dos muy concretas.

Esto ha tenido como consecuencia un aumento en la instalación de calderas de gas o de pellets que han terminado por normalizarse como una alternativa económica a la calefacción eléctrica, gracias a unos precios competitivos junto al ahorro a largo plazo que supone la inversión en estas calefacciones.

Principalmente por el menor coste que supone tener una instalación para los meses de invierno tanto de gas como de pellets. Lo que se debe a un aumento más moderado en el precio del gas y pellets si se compara con la gran subida de precio que año tras año sufre la energía eléctrica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

cv

El valor de un CV traducido

Read More →