Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Barcelona  >  Artículo

El fracaso del lobby en Norte América por parte de la Generalitat

Por   /  25 octubre, 2017  /  No hay comentarios

El fracaso del lobby en norte América por parte de la Generalitat

Ha sido incesante el trabajo de lobby que ha hecho la Generalitat en su intento por ganar simpatizantes en el proceso independentista y entre miembros de la política estadounidense, muy intensa a partir del 2014 en vísperas del 9-N hasta llegar al 1- O.

No obstante, el fruto de esa ardua labor no se asoma, no hay quien hasta ahora defienda frontalmente el proceso independentista que lidera Carles Puigdemont, así que podemos hablar de un rotundo fracaso.

No es poco lo que ha significado para Cataluña el gasto que ha hecho la Generalitat en el intento de ganar apoyo de  las distintas jerarquías de la política norte americana, la cifra por poco alcanza los 1,5 millones de dólares que se destinaron a ensalzar a políticos, senadores y congresistas al parecer en vano visto el evidente fracaso del intenso lobby.

La cifra indicada proviene del reporte de gastos semestrales que debe hacer la Generalitat al Departamento de Justicia de Estados Unidos, procedentes de sus sedes ubicadas en New York y Washington, paradójicamente estas serán con toda seguridad los primeros blancos del artículo 155.

Cataluña ha sido el último capítulo de una política exterior marcada por la constante del choque con la UE

Cabe resaltar que resulta llamativo el hecho de que prácticamente todas la reuniones, alrededor de 170, promovidas por los altos cargos del Govern se inclinan hacia el ámbito político y escasamente con miembros de oficinas comerciales, para muestra solo basta con constatar que partiendo del 2014 fueron dos los años que se estuvo haciendo lobby con los asesores de algunos congresistas norteamericanos, lo que les facilitaba la vía para llegar a miembros más prominentes de la política, multiplicándose esos encuentros de muy alto nivel en busca de apoyo al independentismo catalán.

Y no solo lo antes expuesto apunta a que lo que se persigue es el fin político más que el comercial, también hay otros indicadores como el artículo publicado por Puigdemont en el Washington Post, notas de prensa donde se opinó sobre la legitimidad del proceso independentista de Cataluña, suscrito por académicos reconocidos, declaraciones, otras notas de prensa todas en espacios noticiosos de Estados Unidos, incluyendo la traducción del discurso de Puigdemont del que no quedó claro si declaró o no la independencia.

Queda muy claro que el objetivo de la delegación de la Generalitat era ganar simpatizantes y por consiguiente, apoyo al proceso de independencia catalán en Estados Unidos, por eso han desfilado una serie de figuras de la política de dicho país, principalmente este año, como es el caso de Brad Sherman y Jim Sensenbrenner, ambos vinculados con los asuntos de política externa así como los asesores de Bob Corker y Robert Menéndez y otros políticos como Tom Marino, Randy Weber, David Trott y Philip Bednarczyk, estos dos últimos pertenecientes al subcomité de Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La Agencia Europea del Medicamento descartó a Barcelona como su nueva sede

Read More →