Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Barcelona  >  Artículo

¿Existe la turismofobia en Barcelona?

Por   /  9 agosto, 2017  /  No hay comentarios

Expertos aseguran que las consecuencias de los acciones de turismofobia serán imperceptibles en Barcelona y es que ante la situación de turismofobia que se ha promovido en Barcelona y otros lugares, los expertos aseguran que el impacto de estas acciones va a ser imperceptible; sin embargo, conviene pensar en una reforma del sector que tenga en cuenta a los ciudadanos.

Son muy pocas las consecuencias económicas para el turismo que se deriven de las acciones a corto plazo en contra de éste, asegura el profesor Oriol Miralbell y tomó como ejemplo, que por mucho que los medios repitieran con insistencia la inseguridad por robos a los turistas, esto no hizo ninguna mella en el turismo de Barcelona donde los visitantes nunca dejaron de llegar.

Francesc López, profesor de la Facultad de Geografía e Historia de la UB, también restó importancia a las acciones contra el turismo y las calificó de muy limitadas, recordando que el “turismo de borrachera” no redujo la cantidad de visitantes. Enfatizó que esto puede responder a que los visitantes que recibe la capital de Cataluña son bastante diversos y la oferta a la que tienen acceso está bien fragmentada entre el trasporte, alojamiento, comercio, restauración, etc., hay de todo y para todos los gustos.

Barcelona y el turismo

Sin embargo agregó López que siendo Barcelona una ciudad bien orientada al sector, le queda aún la tarea pendiente de canalizar ese sentimiento de preocupación poco habitual que el turismo deja en sus habitantes.

Asegura este experto que hay una profunda necesidad de modificar el modelo turístico, no se puede llevar una ciudad turística como se llevaría una convencional, ese es parte del error.

Las conclusiones del otro experto, apuntan a que se trabaje en la creación de un modelo de consumo turístico que tome en cuenta a los habitantes y que no afecte a la ecología urbana, como sucede en la actualidad, ya que tanto las ciudades como sus ciudadanos son afectados con la llegada de los turistas que destruyen los espacios que identifican su idiosincrasia, son despojados de sus lugares de convergencia y les hacen desplazarse temporalmente a otros lugares.

Albert Vancells, propone la aplicación de algunas medidas que redunden en la buena convivencia de residentes y turistas dada la influencia positiva que supone el turismo para la ciudad, de tal manera que recomienda el cobro de impuestos a los turistas, lo cual favorecería a la ciudad y mejorar los controles que existen sobre la normativa que regula los pisos turísticos.

Recuerda Vancells que Barcelona no es un caso aislado y lo comparó con Londres, Paris y Venecia, con turismos bastante masificados y afluencias superiores a las de la capital de Cataluña.

Por su parte, el sector privado del sector deben tomar la batuta y responsabilizarse por lo que les atañe del conflicto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

SegurCaixa deja sin seguro a los miembros del gobierno catalán

Read More →