Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Emprendedores  >  Artículo

El emprendedor y la facturación

Por   /  16 octubre, 2018  /  No hay comentarios

Asumir retos e iniciar nuevos planes que te ofrezcan ganancias y proyecten futuro, es la tendencia actual en el mercado laboral; a esto lo llamamos emprendimiento. Pero no es tarea fácil. Exige que te organices, cuentes con un capital económico, planifiques la utilidad de tu negocio o empresa, sus riesgos, beneficios y seas capaz de liderar a un equipo humano que te ayudará a avanzar y posicionar tu marca. Es recomendable que hagas un estudio previo de mercado para estar seguro dónde asentarte, seleccionar el local, tamaño adecuado, siempre, pensando en tu rentabilidad.

Para que seas un exitoso emprendedor debes estar comprometido con tu visión/misión, ser responsable, creativo, proactivo, ambicioso y comunicador asertivo, además, debes saber cuáles son tus capacidades, competencias y limitaciones, en este caso tendrás que asesorarte con especialistas del área y por qué no, asociarte con personas que al igual que tú, contribuyan de manera positiva al crecimiento de la compañía y así poder repartirse las tareas.

Es importante que posean conocimientos en administración, contabilidad y finanzas, atención al cliente, marketing, manejo de la tecnología y redes. En los primeros días es normal que haya incertidumbre por la adaptación que suponen todos los compromisos que se adquieren con los empleados, proveedores y la publicidad entre otros.

Por eso es clave que organices y priorices los gastos e ingresos, tener claro cómo llevar a cabo la facturación y no incurrir en errores. Personalizar las facturas es una alternativa, el color o un logo, son detalles que definen tu nombre y te diferenciarán del resto.

caracteristicas-emprendedores-exitosos

Una factura es primordial cuando se realiza la contabilidad. Entre sus fines está actuar como comprobante legal de las transacciones comerciales, reclamar una deducción de impuesto y certificar la buena gestión empresarial. Hay que tener cuidado al emitirla, tan sólo un detalle anula su validez.

Estos son algunos:

Ordenarla sin revisar: examina varias veces el contenido, los conceptos de la factura y los datos que pide la ley.

Facturar tardíamente: no retrases su emisión. Te ahorra tiempo, olvidos y permite cobrar al día. La legislación expresa que “el plazo de envío es de un mes”.

Excluir el término de vencimiento y forma de pago: para evitar demoras, es necesario que detalles las condiciones de cobro y su extinción. La ley estipula 60 días máximos desde que se prestó el servicio.

No archivar copia de la factura: es un documento que se necesita conservar porque te sirve para justificar responsabilidades comerciales, cumplir con deberes tributarios e inspecciones imprevistas de Hacienda.

Remitirla a personas o departamentos errados: la ley de protección de datos es muy específica. Cuida la intimidad de tus clientes.

No hacer un seguimiento de las facturas sin pagar: para evitar que no se te amontonen. En caso de vencimiento, recuérdale el pago al cliente.

No reportar el pago: el consumidor requiere saber si el importe fue hecho.

Obviar el apartado de observaciones: conviene que en el documento queden escrito los acuerdos adquiridos entre las partes.

Evitar estos fallos, aseguran el bienestar de tu empresa. La comunicación es vital para lograr el éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

El camino al éxito es facil si sabes como llegar

¿Cómo tener éxito en tu comunicación empresarial?

Read More →