Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

El auge del porno en la era Covid

Por   /  11 diciembre, 2020  /  No hay comentarios

El consumo de porno ha aumentado durante el año 2020 y, en opinión de los psicólogos, esta conducta se vincula directamente a las circunstancias que rodean a la pandemia de la Covid-19.

La industria del porno forma parte de nuestra cultura desde hace muchos años, y se ha ido adaptando a los cambios de comportamiento de la sociedad, a la vez que ella misma ha condicionado nuestra vida sexual y nuestra educación en la materia.

La pornografía tiene una proyección internacional, y su influencia afecta a muchos ámbitos de la vida de los seres humanos, incluyendo no solo la sexualidad en sí, sino la propia conceptualización del placer, la masculinidad y la feminidad, o las relaciones de sumisión y poder.

Más visionados XXX durante la pandemia

Pasar más tiempo en casa, y tener menos relaciones sociales, ha traído como consecuencia un aumento del consumo de contenido xxx por parte, mayoritariamente, del público masculino.

El consumo de porno resulta una vía de escape y relax para muchas personas, si bien los expertos también alertan de su contrapunto negativo en el valor del porno como pedagogía de la sexualidad.

Sea como fuere, cada vez se consume más pornografía, un negocio que se retroalimenta a sí mismo. Una prueba de ello es cómo las estrellas del porno saltan de la esfera de su propio público a ser noticia en programas del corazón o concursos televisivos.

Más parejas ven porno juntas

Otro de los grandes cambios experimentados en los últimos años, unido a la mayor variedad de contenidos (homosexual, lésbico, sado…), es el aumento del público femenino, y el gusto por compartir los contenidos para adultos en pareja.

El teletrabajo y la falta de opciones de ocio han supuesto para muchas parejas una fuente de conflicto, mientras para otras la posibilidad de pasar más tiempo juntos les ha abierto a nuevas experiencias.

Aunque, no nos engañemos, ver porno en pareja también tiene sus riesgos, ya que puede alterar el equilibrio sexual o de roles de poder y respeto.

Algunas parejas afirman pasar por una especie de «etapa de ajuste» cuando comienzan a ver porno juntas, si bien la mayoría continúa haciéndolo y afirma estar contenta con la introducción del contenido XXX en su relación.

El público exige porno de calidad

El hecho de que exista una fuerte demanda también ha provocado que el contenido pornográfico aumente en calidad y cantidad

Con un público cada vez más exigente, y un negocio que da bastante dinero, los actores y actrices porno son considerados más verdaderos artistas: lo que hacen no es fácil, mucho más hoy día cuando se les exige grandes dotes de interpretación.

Dentro de los subgéneros del porno, es el porno heterosexual el que ha cambiado más en los últimos tiempos, posiblemente debido a su mayor visibilidad social y al gran aumento de su consumo por parte de las mujeres.

En definitiva, un negocio tan próspero como el del porno ha visto sus números aún más engrosados en la época del coronavirus. Ver porno en pareja es ya algo muy común, además de que el número de mujeres que ve porno a solas también ha aumentado considerablemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Cómo escoger un buen secador de pelo y los principales modelos del mercado

Read More →