Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Internacional  >  Artículo

El asesino de la sinagoga en California: un joven introvertido y virtuoso pianista

Por   /  26 abril, 2019  /  No hay comentarios

A través de una declaración escrita, John T. Earnest expone “planes” para asesinar judíos y comenta su adoración por Adolf Hitler. En Estados Unidos tras repetidos tiroteos, cada vez más comunes, este hombre pretendió inmortalizar su nombre con uno de ellos.

Este asesino era conocido por ser un hombre que normalmente se encerraba en sí mismo además de tener problemas para demostrar sus sentimientos y por sus pensamientos verdaderos de manera espontánea.

Lo más notorio es que era un pianista conocido en su entorno. Nadie, absolutamente nadie, ni las personas más cercanas a él,  sabían de su odio por los judíos desde hace años.

Lamentablemente, el día sábado 30 de abril, él  joven músico judío de 19 años entró en el Templo judío Chabad de Poway, muy próximo a San California, a las 11 am, cuando con un arma de asalto y un fusil AR-15, empezó a disparar, hiriendo a varias personas inocentes, una niña de 8 años, un rabino y una mujer de 60 años que resultó fallecida.

Para suerte de las personas que allí se encontraban, a Earnest se le encasquilló el arma por lo que no pudo culminar sus planes y al tratar de huir, entró en pánico pero inmediatamente lo detuvieron en el acto dos agentes, un veterano del Ejército el cual estaba en ese momento en la sinagoga y Jonathan Morales oficial de la patrulla fronteriza, el cual no se encontraba de servicio pero que rápidamente actuó para detenerlo.

El pistolero salió del coche en el que se encontraba, después de que disparara al asesino varias veces, porque él se entregó con las manos en alto.

Escondido tras la imagen de un muchacho tímido, se encontraba la mente enferma de un asesino, guiado por las ideas Hitlerianas, con las cuales trató de justificar tan vil ataque. En dicha carta y en todo momento expresa sus planes contra los judíos, su pensamiento sobre la supremacía blanca y su fascinación por Brenton Tarrant, autor el 15 de marzo de este mes y en Nueva Zelanda, de la terrible masacre en diferentes mezquitas de la ciudad Christchurch.

Expresa en la carta que no quiso matar judíos, pero que ellos no le habían dejado opción alguna, que lo que quería era tener una vida “normal”, tener familia, ayudar  a curar personas, pero que lo más importante era tocar el piano.

Según las personas a su alrededor, él aparte de ser seguidor de la iglesia presbiteriana, era un chico callado, introvertido y talentoso de Mt. Carmel High School, salvo una ocasión en la cual sostuvo que era un absoluto conservador de pensamientos de extrema derecha apoyándose en sus valores cristianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Para evitar autopsia independiente del cuerpo del capitán Acosta, Maduro lo manda a enterrar

Read More →