Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

El arte de beber whisky: todo lo que tienes que saber

Por   /  20 marzo, 2020  /  No hay comentarios

Con el paso de los años, el whisky premium se ha consolidado como una de las bebidas destiladas con mayor tradición. En torno a su origen surgen multitud de teorías, la mayoría de ellas verdad en torno a la tradición de los países irlandeses y escoceses en el momento de llevar a cabo su elaboración. No obstante, también existen varias de ellas que relacionan el nacimiento del whisky con el país de China, como consecuencia de que en esta zona geográfica se utilizaba como medicamento para curar la peste bubónica.

Sea como fuere, la realidad es que nos encontramos ante una de las bebidas preferidas por una gran cantidad de personas que se encuentran alrededor de todo el mundo. A continuación, esto es todo lo que tienes que saber sobre ella.

El whisky como objeto de coleccionismo

Como ocurre en otros ámbitos, como de la relojería o en el del arte, actualmente existen alrededor del mundo cientos de coleccionistas de botellas de whisky de características muy particulares. Pese a que en regiones como España esta cultura nuestra tan extendida, la realidad es que existen otras partes del mundo en el que los precios pueden llegar a ser de hasta seis y siete dígitos.

Recientemente, en el año 2018, una botella de Macallan que había pasado más de 60 años en un barril, se vendió por una cifra récord récord de 1.2 millones de libras. Un montante completamente inalcanzable desde un punto de vista racional, pero que en el ámbito del coleccionismo puede llegar a resultar más que frecuente. Antes de esta subasta, un whisky de la misma marca mencionada anteriormente, había alcanzado una cifra muy similar en una subasta pública en Hong Kong. 

Ante en este contexto, cada vez más próspero para todos los fabricantes del mismo, son cada vez más los países que trabajan para iniciar, y mejorar, su producción. Desde Japón hasta Estados Unidos, pasando por Dinamarca, Australia o, incluso, Gales. Un sinfín de localizaciones que trabajan para poder elaborar el whisky más auténtico que replique al máximo el sabor original de esta bebida destilada tan conocida a nivel mundial, que cuenta con una historia de 1.400 años a sus espaldas.

¿Cuál es la forma correcta de tomarlo?

La realidad es que no hay ninguna fórmula secreta a la hora de poder saborear el whisky de manera correcta. Si bien, los expertos dicen que, con el objetivo de mantener el sabor original de la bebida, lo mejor es tomar el whisky puro o, como mucho, con un poco de hielo. No obstante, para según que paladares, y especialmente como consecuencia del sabor que imprimen determinadas marcas, la realidad es que este sabor puede resultar especialmente fuerte para quién no esté acostumbrado a esta bebida.

En este caso, son muchos los que se deciden por rebajar el nivel de alcohol y verter un chorro de agua fresca o, dependiendo de la marca, incluso gaseosa. No obstante, y para que tengamos una idea acerca de la pluralidad con la que cuenta la bebida a la hora de poder servirla, también es importante conocer con determinadas regiones de Irlanda se atreven a mezclar el whisky con cerveza. Otorgándole un sabor más que característico.

En relacionado con la temperatura, y al contrario de lo que ocurre con otras bebidas, se aconseja disfrutar del whisky a temperatura ambiente con el objetivo de poder captar todas las sensaciones que se desprenden en la boca. No obstante, en este punto conviene destacar que cada vez son más las personas que se definen por tomarlo con hielo, especialmente en las épocas más calurosas del año. 

Desmontando el mito: No se puede conocer la edad de un whisky únicamente por su color

Una de las teorías que ha versado en torno al whisky desde su nacimiento es que era posible conocer la edad del mismo fijándonos únicamente en el color. No obstante, y en contra de la creencia general, la realidad es que no es así. La explicación a la hora de relacionar el color del whisky con la marca, la encontramos en el tipo de barrica.

Una barrica de jerez otorgará al whisky un color tostado rojizo de una manera casi instantánea. Mientras que una barrica de bourbon teñirá a nuestra bebida de un toque amarillo. En este sentido, es importante saber que el peso que tendrá la barrica a la hora de teñir el whisky dependerá de la cantidad de usos que tenga. Si es la primera vez que se utiliza, el color será mucho más intenso que si la lleva unos cuantos usos tras de sí. 

Además, y dependiendo del fabricante, es importante conocer que algunos fabricantes de whisky utilizan determinados productos, como los caramelos, para añadir un extra de color a la bebida, invalidando por completo el indicativo de la edad y su relación con el color. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

El G20 inyecta $5 billones a la economía mundial

Read More →