Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Deudas en comunidades de propietarios, ¿prescriben o no?

Por   /  20 noviembre, 2019  /  No hay comentarios

Desafortunadamente son muchos los españoles que en los últimos años han pasado por situaciones difíciles a nivel monetario. Todo empezó en el año 2007 a raíz de la crisis económica que azotó a multitud de familias. Algunas de ellas se vieron afectadas en aquel momento, mientras que a otras les pasa factura en la actualidad. Una de las consecuencias se resume en impagos.

En concreto, en esta ocasión nos centraremos en los de las comunidades de propietarios. Es decir, las deudas contraídas en viviendas de propiedad horizontal. ¿Quieres saber si acaban prescribiendo con el paso del tiempo? En la Revista Vilanova te lo contamos.

Cuotas comunitarias

En primer lugar ha de ser mencionada la importancia que tienen las cuotas comunitarias, ya que posteriormente será crucial para entender un aspecto que detallaremos.

Los diversos copropietarios que forman parte de un bloque o de cualquier otro tipo de comunidad vecinal, tienen que aportar su granito de arena en términos económicos para que, sumando las aportaciones monetarias de todos, sea posible mantener el edificio, las zonas comunes y demás elementos en un estado correcto.

Por ejemplo, sin un mantenimiento adecuado el ascensor podría incluso ser peligroso. Adicionalmente, debe asumirse que en base a determinadas características de la comunidad, la cuota llega a ser más elevada: teniendo que pagar a un jardinero para que se cuide del césped, contratar a un profesional de la limpieza si los convecinos no se ponen de acuerdo para hacerla por turnos, etcétera.

Este tipo de pagos serían inviables en caso de no existir las cuotas comunitarias. Sin embargo, la estabilidad económica peligra si uno o varios de los vecinos acaban impagando varias cuotas.

Posibilidad de prescripción

Prescripción de deudas en comunidades de propietarios

Tras haber averiguado la enorme trascendencia que tiene el hecho de que todos y cada uno de los convecinos paguen las cuotas a tiempo, llega el momento de abordar la pregunta que inicialmente hemos planteado.

La respuesta es afirmativa: las deudas en comunidades de propietarios prescriben. Concretamente lo hacen al cabo de cinco años, siempre y cuando estén amparadas por la nueva ley. La antigua legislación ampliaba considerablemente el plazo, alargándolo hasta los quince años en total.

Así pues, primeramente es esencial averiguar por cuál de las leyes está afectada la deuda en cuestión, aunque en ambos casos tarde o temprano acabaría prescribiendo. ¿Por qué hablamos en condicional? Básicamente debido a que, por supuesto, hay ciertos matices que no pueden pasarse por alto.

El más importante hace referencia a la posibilidad de que la propia comunidad se encargue de llevar a cabo una reclamación. Ponte en situación: por unos u otros motivos, una deuda contraída acaba pasando desapercibida. Aunque no es habitual, podría darse el caso si se trata de una comunidad de vecinos bastante grande y, por ejemplo, entra en escena un nuevo administrador.

Los años irían pasando sin que nadie se diese cuenta de que una cuota fue impagada. Transcurriendo cinco años –o quince, si estuvo afectada por la antigua ley–, nunca más se le podría exigir a dicho copropietario el pago de la cantidad.

Pero, ¿y si la comunidad se diese cuenta e hiciera la oportuna reclamación? Todo cambiaría. Sí, la deuda podría prescribir, pero el ‘contador’ de tiempo se reiniciaría, hablando coloquialmente.

Suponiendo que el impago se produjo recientemente –y, por ende, se aplica la nueva ley–, a partir del momento de ser reclamada la deuda volverían a tener que transcurrir de nuevo cinco años para la oficialidad de la prescripción.

Como es lógico, tras llevar a cabo una reclamación, las comunidades siguen haciéndolas de forma regular precisamente con el claro objetivo de evitar que termine prescribiendo la deuda y, por tanto, no se vean incapaces de cobrarla en un futuro.

En resumen: si el impago es detectado por la comunidad, tras la primera reclamación es altamente improbable que la deuda pase a ser historia.

Conviene destacar que en la inmensa mayoría de casos, si el vecino en cuestión nunca ha dado problemas y en líneas generales no se caracteriza por ser conflictivo, siempre se intenta llegar amistosamente a un acuerdo para que acabe pagando sin tener que recurrir a procesos judiciales que acarrean molestias innecesarias y gastos de elevada cuantía.

Un malentendido puede dar pie a un impago involuntario, así como la imposibilidad de hacer frente ahora a la cuota de la comunidad, mientras que más adelante sí podría realizarlo llegando a un consenso con el resto de vecinos. Sin embargo, es comprensible que algunos bloques no quieran ceder, sabiendo que ello podría sentar un precedente en absoluto positivo de cara a seguir cobrando el resto de cuotas.Ante cualquier duda, es recomendable recurrir a abogados especialistas en comunidades de propietarios que tengan una dilatada trayectoria tratando con todo tipo de casos. Dichos profesionales te podrán dar el mejor consejo posible tanto si se te reclama una morosidad como si eres tú el encargado de querer cobrar un impago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Servicio de cerrajeros de urgencia en la provincia de Alicante

Read More →