Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Cataluña  >  Artículo

De Sitges a Vilanova y viceversa, una ruta de navegación muy recomendable

Por   /  4 febrero, 2019  /  No hay comentarios

Tras haber dicho adiós a las Navidades son muchos los catalanes que ya están haciendo planes para la Semana Santa e incluso algunos van más allá y tratan de programar las actividades que llevarán a cabo durante el transcurso de las vacaciones veraniegas. En ambos casos una idea suele rondarles la cabeza: realizar una ruta a bordo de un barco.

Ya de por sí confiar en las habilidades de un patrón que dirija la embarcación supone una experiencia increíble, pero nada es comparable a ponerse uno mismo a los mandos de una lancha, un yate o cualquier otro tipo de medio acuático. Sin embargo, el miedo a lo desconocido y a no haberlo hecho nunca anteriormente acaba echando atrás a ciertos viajeros.

Afortunadamente todos ellos cuentan con una ruta ideal para principiantes, aunque los más experimentados también la suelen frecuentar debido a la gran cantidad de atractivos que son contemplables durante el transcurso de la misma. Concretamente consiste en contratar un alquiler lancha sitges y navegar hasta Vilanova i la Geltrú.

La ruta a la inversa también es plenamente disfrutable por navegantes amateurs, aunque debido a la facilidad de maniobra que se da en el puerto de Sitges –debido principalmente a su pequeño tamaño– es recomendable dar comienzo a la travesía en el mencionado emplazamiento.

Diez millas de ida y vuelta que te enamorarán

Sea cual sea el punto de origen por el que te decantes el total aproximado comprende unas diez millas náuticas. Es decir, casi diecinueve kilómetros pasan a ser recorridos libremente por ti, decidiendo tú mismo las paradas a realizar para contemplar mejor algo que llame tu atención.

Tal libertad es disfrutable gracias a agencias de alquiler de embarcaciones como Nautal, la cual precisamente dispone de varias unidades en el puerto de Sitges. En la actualidad la flota de lanchas supera la decena en total, por lo que es fácil dar con un modelo que se adapte a las necesidades de cada miembro del grupo que se embarcará en la aventura por el Mediterráneo.

En caso de que el trayecto comience en el puerto de Sitges bastan un par de maniobras para que la embarcación se sitúe en mar abierto. En este momento debe ser sacado a colación uno de los aspectos por los que esta ruta de navegación es altamente recomendable para principiantes: no es nada complicado encontrar un buen estado en términos de oleaje.

Especialmente si se sale temprano, la altura de las olas se caracteriza por ser más bien escasa –aunque siempre es fundamental consultar la previsión marítima antes de partir, sobre todo para evitar fuertes rachas de viento–. De hecho, dar con mar rizada es bastante habitual para disfrutar de una experiencia satisfactoria de principio a fin sin sensación de mareo para ninguno de los tripulantes.

Todos ellos se lo pasarán en grande. Poco después de salir del puerto ya empiezan a verse los primeros puntos de gran atractivo, siendo inevitable situar la vista sobre el Palau Maricel. Aunque los ojos no tardan en dirigirse directamente a la Parroquia de Sant Bartomeu i Santa Tecla, tratándose de uno de los principales reclamos con los que cuenta Sitges.

Desde el mar las vistas a la mencionada construcción que data del siglo XVII son espectaculares. Además, al no alejarse demasiado de la orilla con la lancha alquilada pueden apreciarse a la perfección multitud de detalles que desde tierra firme es imposible contemplar. Todo un privilegio que en términos económicos ahora es más asequible que nunca gracias a ofertas como las que lanza habitualmente Nautal.

Aproximadamente a mitad de camino el núcleo urbano deja de hacer acto de presencia para que solo la naturaleza esté visible a tu alrededor. A babor un horizonte azulado se extenderá para transmitirte una sensación impagable, mientras que a estribor observarás multitud de árboles que abarcan una zona de considerable superficie.

Tras dejarla atrás el puerto de Vilanova aparecerá ante tus ojos maravillándote con las diversas embarcaciones que también se dan cita en él. Precisamente justo después se encuentra una playa que premia a los visitantes con aguas aturquesadas, la cual se caracteriza por estar repleta de bañistas en temporada alta.

De regreso al puerto de Sitges después de unas horas de relajante y gratificante navegación es posible contemplar ciertos matices que tal vez te pasaron desapercibidos durante la ida, ejemplificándolo la tranquilidad que traslada el hecho de observar el agua contactando con los diversos rompeolas que se emplazan a lo largo del trayecto –un total aproximado de diez–.

Todo lo detallado anteriormente convierte a esta ruta de navegación entre Sitges y Vilanova en un trayecto recomendado por todos los especialistas del ámbito marítimo, experiencia que cada vez llama la atención de más catalanes y turistas de toda España que quieren descubrir una parte del Mediterráneo que destila belleza en estado puro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La fuga de magistrados en Cataluña no ha parado desde que inició el desafío independentista

Read More →