Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Cuáles son los principales problemas de una persiana y cómo arreglarlos

Por   /  2 agosto, 2018  /  No hay comentarios

Las persianas son uno de los principales elementos encargados de proteger la vivienda de cualquier amenaza exterior, tanto si hablamos de agentes climáticos como de la posible entrada de ladrones y demás. A pesar de que suelen estar fabricadas con materiales resistentes y de gran calidad, no están exentas de que en algún momento se puedan estropear.

La falta de atención es posiblemente uno de los factores por los cuales nuestras persianas sufren problemas. Pero también el uso excesivo, el paso del tiempo, la incorrecta manipulación de los elementos que la componen, etc. Es muy posible que en más de una ocasión hayamos tenido problemas en las persianas de casa a consecuencia de algunos de estos motivos y hayamos tenido que acudir a reparación persianas Barcelona.

Lo cierto es que muchos de estos problemas de persianas son habituales. Las soluciones a los mismos son comunes y, en buena parte de los casos, no resultan tan complicados.

Sustituir una lama vieja o rota

Las lamas más habituales están fabricadas en PVC o aluminio y su anchura varía dependiendo de las dimensiones de la ventana. En el caso de que alguna de estas lamas se rompa, hay que sustituirla por una nueva del mismo material y medida que la anterior.

En primer lugar, hay que desatornillar la caja de la persiana, los topes inferiores y sacar la persiana por arriba. Una vez fuera, hay que desplegarla hasta encontrar la lama que hay que sustituir quitando todas las lamas que están por debajo hasta llegar a la rota. Luego se sustituye la lama vieja por la nueva asegurándonos que quede nivelada, recta y bien puesta.

Por último, se recoge la persiana girando el eje y se introduce en su carril, poniéndose los topes y cerrando la tapadera.

Cambiar la cinta

Las cintas de las persianas nos permiten subir y bajarla. Estadísticamente, es una de las piezas que más sufre problemas en las persianas Barcelona, por lo que habrá que cambiarlas periódicamente. La cinta nueva a colocar debe ser adecuada en ancho al recogedor y al pasador de cinta.

El primer paso será quitar la tapa del tambor y fijar la cinta con un clavo en la parte de arriba del mecanismo de recogida. A continuación, se suelta la cinta por la parte de abajo y se saca la persiana por arriba. Luego se saca la cinta vieja, asegurándonos que la persiana está bien sujeta.

Finalmente, ya solo queda enganchar la nueva cinta e introducir las lengüetas metálicas en las ranuras del eje. Cuando tengamos la tapa del tambor cerrada, es recomendable probar si la cinta está correctamente colocada subiendo y bajando un par de veces la persiana.

Persiana encajada o atascada

Si la persiana está atascada, no debemos tirar de la cuerda y forzar que se mueva, ya que de así hacerlo se acabaría rompiendo por completo y habría que acudir a la reparación persianas Sabadell. Lo que hay que hacer en primer lugar es abrir la caja para acceder a la persiana enrollada. Así podremos ver el estado en el que se encuentra y actuar mejor.

Puede ocurrir que la persiana esté trabada en un extremo porque la cinta esté colocada de manera incorrecta o que un trozo se haya roto. También es probable que una de las lamas se haya desplazado y uno de sus extremos no puede bajar por las guías. De ser así, habrá que encajar la lama en su sitio.

La persiana baja sola

Este problema se suele dar cuando el mecanismo que fija la persiana está roto o en mal estado. Por tanto, lo que ocurre es que el recogedor no sujeta la cinta. Para resolverlo, hay que retirar el recogedor de la pared y abrirlo. Una vez abierto, debemos comprobar si la pestaña que retiene la cinta está en buen estado o no.

La solución será rectificar esta pestaña para que quede casi pegada a donde pasa la cinta. Habrá que tener cuidado de no cerrarla del todo, ya que de lo contrario la cinta no tendría prácticamente espacio para deslizarse. A partir de este problema, muchos son los usuarios que optan por instalar motores de persianas Barcelona.

Cinta de la persiana atascada

Otro de los problemas más habituales que suelen darse en las persianas es que el recogedor se haya oxidado y esté en mal estado, provocando que la cinta se atasque. Si al tirar de la cinta se mueve mal o está atascada, es porque esta se ha salido de su eje.

Para arreglar este problema solo hay que abrir la caja donde está la cinta y colocarla correctamente.

En suma, estos son los problemas más frecuentes que podemos encontrarnos a la hora de arreglar una persiana. Tal y como podemos ver, la mayoría de ellos se deben a un mal uso de la persiana, aunque en ocasiones incide el paso del tiempo o el mal estado de los materiales viejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La importancia actual de las tarjetas de visita en las relaciones comerciales

Read More →