Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Consejos para que tus plantas crezcan fuertes y sanas

Por   /  25 Junio, 2017  /  No hay comentarios

planta

La jardinería es un arte y conseguir que tus plantas crezcan sanas y fuertes, sin plagas o problemas de salud, necesita bastante dedicación y sobre todo, trucos para mantener las plantas sanas.

En primer lugar, debemos saber que las plantas se dividen en dos grupos principalmente: sativas e indicas. Estas se diferencian por sus características físicas, sus necesidades también son diferentes.

Las plantas sativas se caracterizan antes de germinar por tener una semilla fina y de color uniforme. Una vez ha germinado, las raíces son poco profundas pero alcanzan una extensión bastante considerable.

Las plantas sativas son generalmente más complicadas de cultivar que las indicas. Necesitan bastantes horas de oscuridad para florecer lo que provoca que la floración sea normalmente en septiembre. Su floración es poco compacta por norma y la producción algo menor que la producción de una planta indica.

Las plantas indicas se caracterizan antes de germinar por tener la superficie de la semilla moteada. Una vez han germinado, son de porte pequeño, con una cantidad de ramas superior a las sativas y con una forma aproximadamente cónica.

La variedad rudelaris es menos conocida, estas plantas suelen ser pequeñas que generalmente miden entre 0,50 cm y un metro, pero con muchas ramificaciones.

Cuidados para conseguir una buena producción en las plantas.

Lo primero es conocer el tipo de contenedor que mejor les viene a las plantas. Normalmente tanto la sativa como la indica necesitan contenedores altos y estrechos ya que las raíces tienden a crecer hacia abajo, y que no se superan los 12 litros de capacidad. Hay que saber que las indicas necesitan más espacio alrededor para crecer que las indicas ya que su porte es más ancho.

Deben ser macetas pequeñas, de fácil manejo, para que se puedan ir rotando y reciban la luz del sol por todas partes por igual. Sino tenderán a crecer hacia el lado por el que siempre reciben la luz del sol.

Las macetas de barro son más recomendables ya que este material permite la transpiración y la eliminación del exceso de humedad. Por supuesto deben tener perforaciones de drenaje en el fondo para evitar encharcamientos.

En segundo lugar, debemos aportar a la tierra de la maceta para cultivo un buen fertilizante de crecimiento que aporte los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de la planta, de forma que la producción de flores sea mayor y más compacta.

En tercer lugar, hay que tener en cuenta las necesidades de agua de cada planta. Normalmente, tanto sativas como indicas, necesitan gran cantidad de agua. Se recomienda regar las plantas una vez al día, no permitir que se encharque y que entre riego y riego se seque la tierra un poco. Además, es preferible regar con agua que ha estado reposando en una garrafa o recipiente para que evapore el cloro, debido a que este no es beneficioso para la planta.

En los días de mucho calor puede ser necesario regar varias veces, aunque la mejor forma de tener el riego controlado es con un sistema de riego por goteo.

Por supuesto, no debemos olvidar la necesidad de luz de las plantas. Tanto en interior como en exterior la cantidad de luz que necesitan es muy abundante, por lo general entre 12 y 18 horas de luz diarias. Con la suficiente luz diaria el crecimiento y producción será mayor. Hay que tener cuidado para que no se quemen si el calor y la luz es muy intensa.

Por último, debe hacerse una vigilancia constante de las plantas para ver si tienen problemas de plagas. Muchas veces las plagas de insectos o parásitos son mortales para las plantas, y todo el cuidado y dedicación puesto en ellas se va en un momento.

Existen productos para la prevención de plagas en plantas que suelen ser muy efectivos, y siempre es mejor prevenir que curar en estos casos. Aunque si nos damos cuenta de que nuestras plantas tienen ya algún parásito o insecto, los insecticidas biológicos son muy efectivos en la mayoría de casos.

Con estos sencillos consejos podemos conseguir plantas fuertes y sanas, pero no debemos descuidar ninguno de los aspectos mencionados en este artículo. Aunque estos son los consejos generales, cada variedad de planta necesita unos cuidados específicos y tienen necesidades nutritivas, de luz, temperatura y humedad diferentes.

Es por esto que debemos saber qué vamos a plantar y qué condiciones tenemos para adecuar de la mejor forma posible nuestras necesidades y las de la planta.

Finalmente, aunque una variedad suele tener las mismas necesidades siempre, estas necesidades pueden variar de unas plantas a otras dependiendo del lugar en el que se encuentran y las características exteriores, por lo que la dedicación y el seguimiento continuo son imprescindibles para conseguir tener unas plantas fuertes sanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

gominolas con gelatina de vegetal o vaca para musulmanes

Caramelos especiales para el público musulmán

Read More →