Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Conceptos básicos esenciales para el cultivo de cannabis en interiores

Por   /  7 mayo, 2018  /  No hay comentarios

A menudo se puede pensar que el cultivo de marihuana en interiores es algo complicado y difícil, justo al alcance de unos pocos conocedores.

La realidad es bastante diferente, cultivar nuestras variedades favoritas en armarios de cultivo de interior es muy sencillo, simplemente necesitamos entender algunas nociones simples y ser persistentes.

En este artículo queremos explicar de manera simple y efectiva cómo utilizar los armarios de cultivo interior. Para esto, debemos enfocarnos en tres aspectos fundamentales, la ventilación, la iluminación y la nutrición/sustrato.

Si tenemos estos tres elementos bajo control y elegimos correctamente las variedades que vamos a cultivar, el cultivo en interiores será algo simple y casi mecánico, pero si descuidamos algunos de estos, el rendimiento y la calidad de nuestras plantas se verán seriamente afectadas.

En el mercado podemos encontrar una multitud de modelos de armarios de cultivo para interior, por lo que no será difícil obtener uno con las medidas adecuadas para nuestro espacio. Gracias a esto, podemos controlar mejor la temperatura y la humedad, por lo que mantendremos nuestras plantas alejadas de las fuentes de luz externa, ya que nuestra planta requiere períodos de total oscuridad sin interrupciones para florecer adecuadamente.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de adquirir un armario de cultivo interior?

Estos son los principales factores a considerar antes de adquirir un armario de cultivo interior en un grow shop, así que toma buena nota.

Iluminación

Gracias a la iluminación nuestras plantas pueden crecer y florecer  adecuadamente. El equipo de iluminación generalmente consta de balasto, reflector y bombilla. Normalmente se utilizan menos vatios y una luz blanca para el crecimiento, mientras que para la floración utilizamos bombillas más potentes y de color naranja.

Los balastos  son necesarios para el encendido y el funcionamiento adecuado de las bombillas, pudiendo ser electromagnéticos o digitales. Las lámparas LED, CFL y fluorescentes tienen un balasto incorporado, mientras que las bombillas HPS y MH requieren un balasto externo.

En cuanto a los reflectores, también encontramos una amplia gama en el mercado, desde los más simples hasta los reflectores refrigerados por aire (Cool Tube). Su función es reflejar la luz en las plantas, sus equipos de diseño y fabricación están directamente relacionados con la cantidad y dispersión de la luz reflejada.

Dependiendo de la temperatura y la humedad de la habitación (y también de los vatios de la bombilla), las lámparas generalmente se colocan a 40-60 cm de la parte superior de la planta, siendo lo ideal medir la temperatura a esta altura y después subir o bajar la iluminación, dependiendo de la temperatura que necesitemos.

Intenta apagar las luces durante las horas más calurosas del día.

Usa reflectores enfriados por aire (conectados al extractor) en los casos en que necesitemos bajar la temperatura de la habitación o del armario.

Ventilación

Cuando contamos ya con un buen sistema de iluminación, lo siguiente es instalar un sistema para ventilar y purificar el aire.

Asimismo, el sistema de ventilación debe expulsar el aire contaminado del armario y proporcionar aire limpio, incluso los sistemas modernos de ventilación permiten instalar un filtro para deshacernos del fuerte olor que producen las plantas.

Se recomienda mantener el sistema de ventilación encendido cada vez que la iluminación esté activa.

Mientras transcurre la fase de poca luz se puede encender 15 minutos por cada hora, cuando el cultivo se encuentre en las semanas preliminares de floración se recomienda activar el sistema de ventilación 15 minutos por cada media hora y si la humedad aumenta por encima del 70 % se tiene que dejar activado las 24 horas del día.

Todo esto, dependiendo de los niveles de humedad y temperatura que presente el cultivo, esto quiere decir que debemos adaptar el temporizador de los sistemas del cultivo en función a esos valores.

Extractor de aire

Reduce el calor y la humedad  y ayuda a renovar el aire, es posible adaptar un filtro de carbón o un ionizador tubular para eliminar el olor de las plantas.

Ingesta de aire

Siempre debe ser de menor capacidad (m3 / h) que el extractor. Introduce aire fresco en la habitación / armario y renueva el aire.

En ciertos casos específicos, es posible prescindir de él y utilizar una atracción pasiva (el extractor evacua el aire de la habitación, el aire fresco del extractor entra luego por la rejilla de extracción lateral).

Ventilador interno

Este mueve el aire que se encuentra dentro del espacio y previene la formación de bolsas de calor y el aire estancado.

En general, es necesario mantener todos los equipos en funcionamiento mientras las luces están encendidas y en intervalos establecidos a través de un temporizador durante el período nocturno.

Características que son clave a la hora de comprar un armario de cultivo

  •         Que sea a prueba de luz.
  •         Que disponga de control de olores.
  •         Potencia: ¿cuánta electricidad necesitará para funcionar?
  •         Tipo de luz: LED, fluorescente, descarga de alta intensidad (HID).
  •         Dimensiones.
  •         Automatización.

Cumpliendo todas estas características, probablemente el éxito de tu cultivo está asegurado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Medicina biológica

La integración de la Medicina Biológica y convencional ofrece los mejores resultados en la clínica Biosalud

Read More →