Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

¿Cómo usar una lijadora rotorbital?

Por   /  21 diciembre, 2020  /  No hay comentarios

La lijadora rotorbital es una herramienta muy confiable para trabajar superficie de materiales relativamente blandos, como madera y plástico, aunque también se puede incluir el metal. Se trata de la lijadora más utilizada en la actualidad por los resultados que se obtienen, siendo de los mejores actualmente.

La lijadora utiliza hojas de papel de lija que se deben reponer cada vez que se gaste. Estas hojas vienen en granulados diferentes para trabajar superficies más duras o más blandas, así que es bueno tener de varios tipos si lijas varios tipos de materiales. Lo bueno es que son fáciles de intercambiar y no son nada costosas de adquirir.

Además, la herramienta suele traer características adicionales muy interesantes, como un recolector de polvo integrado y un chasis recubierto con goma para disminuir el impacto de las vibraciones sobre la muñeca. Si bien no es una máquina ligera, al menos se busca hacerla lo más cómoda posible de utilizar.

Ventajas de la lijadora rotorbital

La característica principal de la lijadora rotorbital es que su patrón de lijado se produce cuando gira el disco de lijado sobre su propio eje, pero también hace movimientos pequeño elípticos. Esto hace que los granos de la lija no pasen demasiadas veces por el mismo sitio, lo que resulta en un lijado mucho más parejo que el de otros modelos.

Con este tipo, el patrón impredecible hace que los patrones de los granos sean también menos visibles. Por este motivo, se puede utilizar para trabajar cualquier tipo de superficie sin tener que fijarse en el patrón del material para obtener buenos resultados. Sí es más óptimo deslizar la lijadora en el sentido de las venas de la madera, pero no es imprescindible para tener un resultado excelente.

Además, tiende a eliminar más material que otras, lo que contribuye a que el trabajo sea más sencillo y rápido. Hay que tener cuidado para no eliminar demasiado, pero sí supone una ventaja cuando se hace bien. Su almohadilla circular de lijado de 5 o 6 pulgadas contribuye a la velocidad viendo que es de un tamaño bastante grande.

Mejores usos

Anteriormente, se utilizaba únicamente en el sector automotriz para lijar el chasis de los coches, pero se vio que era útil para superficies igual de blandas que el metal suave. Sin embargo, nunca es aconsejable usar una lijadora rotorbital para la remoción de material pesado porque requeriría demasiado trabajo.

Hoy en día, la utilizan personas comunes para realizar trabajos sencillos en casa. Los profesionales también las usan para trabajos con materiales blandos, como podría ser el caso de carpinteros o restauradores.

En general, es la opción predilecta cuando hay que eliminar una gran cantidad de material porque se logra en poco tiempo, y sin tanto esfuerzo. También es una buena alternativa si hay que hacer trabajos grandes como el acabado de un suelo, pero es posible usarla sobre superficies más pequeñas como gabinetes.

El método de uso

Usar una lijadora rotorbital no es demasiado difícil. De hecho, suele ser de las recomendadas para comenzar a aprender porque el patrón de lijado permite ser un poco más descuidado en este aspecto.

  1. Usar protección. Incluso si la lijadora succiona las virutas, sigue siendo necesario colocarse lentes de seguridad para trabajar. También es bueno usar guantes si tienes las manos delicadas para evitar que cualquier resto se encaje en la piel.
  2. Comprobar la lija. Fíjate en que esté bien sujeta y que sea la que necesitas para el trabajo que vas a realizar.
  3. Comprobar el compartimiento de deshechos. Aquí llegan todas las virutas que absorbe la máquina, y tienes que mantenerlo despejado para que la misma no se caliente de más o deje de aceptar material. 
  4. Iniciar la herramienta. Enciéndela después de sujetarla firmemente en el aire. Recuerda que tiene una vibración para que no te tome por sorpresa el movimiento.
  5. Mantener un movimiento constante. Coloca la lijadora sobre la superficie y mantenla en movimiento a una misma velocidad. Dejarla en un único lugar durante mucho tiempo hará que cree una marca irregular y tendrás que lijar todo lo demás para que quede al mismo nivel.
  6. Emparejar la superficie. No presiones la lijadora demasiado fuerte contra la superficie de trabajo. La herramienta es lo suficientemente potente para ser efectiva con apenas una ligera presión. En caso de hacerlo, lo único que vas a conseguir es una superficie irregular, además de desgastar la lijadora más de la cuenta.
  7. Terminar los bordes. Trabaja primero en el área central de la superficie, sin tocar los bordes. Al final, se va a volver mucho más sencillo repasarlos y tener un acabado mucho más parejo.
  8. Limpiar la lijadora al terminar. Apaga la herramienta y asegúrate de dejarla en perfecto estado. Vacía la bolsa de recolección de polvo, cambia los cartuchos de los filtros si los tiene, y acomoda la lija o simplemente retírala.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

Cómo escoger un buen secador de pelo y los principales modelos del mercado

Read More →