Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Cómo sacarle el máximo partido posible a una habitación pequeña

Por   /  12 junio, 2019  /  No hay comentarios

Muchos tenemos una estancia en nuestras casas que, por sus dimensiones, parece destinada a ser simplemente una habitación comodín en la que nadie pone especial interés. Pero si, por fortuna, has decidido ponerte manos a la obra y aprovechar ese pequeño espacio, más allá de convertirlo en el típico “cuarto de la plancha”,  estos pequeños tips pueden ayudarte a sacarle todo el partido que tu casa, tú y todos los que viven en ella, os merecéis.

Ilumina y parecerá más grande

Sea lo que sea a lo que vayas a dedicar la habitación, hay un punto primordial al que debes prestar atención antes que nada, y es a la iluminación. A menos que tu intención sea convertir la estancia en un cuarto oscuro, la mejor opción siempre será potenciar la entrada de luz natural, ya que esta proporciona sensación de amplitud. Sin embargo, necesitamos regular su entrada en función de la época del año, la hora del día, y un sinfín de factores que dependen mucho del gusto personal. La opacidad de nuestras, tan populares, persianas, puede ser una gran aliada en los momentos en que el sol pegue con especial fuerza. Pero lo cierto es que, la mayor parte del tiempo, es mucho más deseable la entrada moderada de luz exterior, y a ser posible, evitando sacrificar nuestra privacidad.

Ilumina y parecerá más grande

Al tratarse de una habitación de dimensiones reducidas, la mejor elección son los estores enrollables. Son especialmente interesantes si buscas versatilidad a la hora de graduar la entrada de luz, ya que por ejemplo, puedes optar por los, cada vez más populares,  estores “Noche y Día”, como los que puedes encontrar en https://fabricadestores.com/. También puedes encontrar allí una amplia gama de estores de todo tipo, materiales y opciones tan interesantes como la personalización de las medidas y el diseño. Pero lo mejor es, sin duda,  su inmejorable relación calidad-precio.

En cuanto a los puntos de luz artificial, te recomendamos que no te limites a poner una triste bombilla de luz fría en el centro de la habitación. Es cierto que dará mucha luz, pero si eso implica quitar calidez a la habitación hasta el punto de hacerla visualmente incómoda, no es algo que nos interese hacer. Además, irónicamente, una iluminación tan agresiva puede acrecentar la sensación de agobio típica de un espacio pequeño. Lo más adecuado es hacer una distribución inteligente de los puntos de luz, de tal forma, que la iluminación sea suficiente, pero suave e indirecta, para que invite a pasar tiempo dentro de esa habitación.

Otro elemento que influye en la percepción de la amplitud y la iluminación es, por supuesto, el color de las paredes. Hay mucha gente que opta por buscar efectos visuales, usando espejos, combinaciones de blanco o tonos claros con otro color, sin embargo, si no quieres arriesgarte, el blanco es siempre un valor seguro. Los efectos de contraste no tienen porque ser otras paredes de diferentes colores, también se puede jugar con estanterías, el color de los marcos de puertas y ventanas, o con las decoraciones de la pared.

Diseña su distribución en función del uso que tengas pensado para ella

Una vez hayas decidido cómo pintar, la posición de los puntos de luz artificial y los estores; puedes empezar a elaborar un diseño más detallado de cuáles son los muebles que vas a necesitar, y dónde vas a colocarlos para que sean funcionales y no comprometan el paso a través de la habitación, ni la estética.

Escojas los muebles que escojas, evita a toda costa colocar cualquiera de ellos delante de la ventana, aunque solo tape un poco de ella. No solo evitarás la entrada de luz fomentando que la habitación se vea aún más pequeña, también harás que parezca un mueble puesto de forma provisional y sin ningún tipo de gusto ni interés decorativo.

Algo muy común es que ese tipo de espacios se usen como habitación de invitados. No obstante, debes pensar detenidamente si esa es la mejor opción en tu caso. La mayoría de nosotros no tenemos invitados con tanta frecuencia como para justificar la existencia de dicho espacio. Los muebles multifunción tipo sofá cama, pueden ser suficiente para un volumen de visitas medio. Con un mercado inmobiliario cada vez más complicado para el consumidor, los metros cuadrados valen oro. Así que tal vez sea más interesante para ti hacer un estudio personal, un pequeño gimnasio, un vestidor, una lavandería o una habitación dedicada a tus hobbies. Las posibilidades son muchas, incluso para estos pequeños espacios.

Así que anímate a darle una nueva vida a ese rinconcito olvidado de tu casa. Eso sí, sin olvidarte de mimar estos detalles tan importantes, a los que si prestas la debida atención, harán que te preguntes cómo has podido vivir sin este cambio antes.

Sin embargo, necesitamos regular su entrada en función de la época del año, la hora del día, y un sinfín de factores que dependen mucho del gusto personal. La opacidad de nuestras, tan populares, persianas, puede ser una gran aliada en los momentos en que el sol pegue con especial fuerza. Pero lo cierto es que, la mayor parte del tiempo, es mucho más deseable la entrada moderada de luz exterior, y a ser posible, evitando sacrificar nuestra privacidad.

Al tratarse de una habitación de dimensiones reducidas, la mejor elección son los estores enrollables. Son especialmente interesantes si buscas versatilidad a la hora de graduar la entrada de luz, ya que por ejemplo, puedes optar por los, cada vez más populares, estores “Noche y Día”, como los que puedes encontrar en https://fabricadestores.com/. También puedes encontrar allí una amplia gama de estores de todo tipo, materiales y opciones tan interesantes como la personalización de las medidas y el diseño. Pero lo mejor es, sin duda,  su inmejorable relación calidad-precio.

En cuanto a los puntos de luz artificial, te recomendamos que no te limites a poner una triste bombilla de luz fría en el centro de la habitación. Es cierto que dará mucha luz, pero si eso implica quitar calidez a la habitación hasta el punto de hacerla visualmente incómoda, no es algo que nos interese hacer. Además, irónicamente, una iluminación tan agresiva puede acrecentar la sensación de agobio típica de un espacio pequeño. Lo más adecuado es hacer una distribución inteligente de los puntos de luz, de tal forma, que la iluminación sea suficiente, pero suave e indirecta, para que invite a pasar tiempo dentro de esa habitación.

Otro elemento que influye en la percepción de la amplitud y la iluminación es, por supuesto, el color de las paredes. Hay mucha gente que opta por buscar efectos visuales, usando espejos, combinaciones de blanco o tonos claros con otro color, sin embargo, si no quieres arriesgarte, el blanco es siempre un valor seguro. Los efectos de contraste no tienen porque ser otras paredes de diferentes colores, también se puede jugar con estanterías, el color de los marcos de puertas y ventanas, o con las decoraciones de la pared.

Diseña su distribución en función del uso que tengas pensado para ella

Una vez hayas decidido cómo pintar, la posición de los puntos de luz artificial y los estores; puedes empezar a elaborar un diseño más detallado de cuáles son los muebles que vas a necesitar, y dónde vas a colocarlos para que sean funcionales y no comprometan el paso a través de la habitación, ni la estética.

Escojas los muebles que escojas, evita a toda costa colocar cualquiera de ellos delante de la ventana, aunque solo tape un poco de ella. No solo evitarás la entrada de luz fomentando que la habitación se vea aún más pequeña, también harás que parezca un mueble puesto de forma provisional y sin ningún tipo de gusto ni interés decorativo.

Algo muy común es que ese tipo de espacios se usen como habitación de invitados. No obstante, debes pensar detenidamente si esa es la mejor opción en tu caso. La mayoría de nosotros no tenemos invitados con tanta frecuencia como para justificar la existencia de dicho espacio. Los muebles multifunción tipo sofá cama, pueden ser suficiente para un volumen de visitas medio. Con un mercado inmobiliario cada vez más complicado para el consumidor, los metros cuadrados valen oro. Así que tal vez sea más interesante para ti hacer un estudio personal, un pequeño gimnasio, un vestidor, una lavandería o una habitación dedicada a tus hobbies. Las posibilidades son muchas, incluso para estos pequeños espacios.

Así que anímate a darle una nueva vida a ese rinconcito olvidado de tu casa. Eso sí, sin olvidarte de mimar estos detalles tan importantes, a los que si prestas la debida atención, harán que te preguntes cómo has podido vivir sin este cambio antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La operación de rinoplastia en IM Clinic recibe muy buenas opiniones

Read More →