Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Cómo controlar la ansiedad sin medicamentos

Por   /  31 marzo, 2019  /  No hay comentarios

ansiedad

En la actualidad, millones de personas en el mundo padecen de ansiedad. En general, los afectados describen manifestaciones físicas y psicológicas tales como sensación de ahogo, presión en el pecho, mareos e incluso visión borrosa, entre otras. Sin embargo, en casos más severos puede manifestarse a través de trastornos diferentes de menor o mayor gravedad.

Si bien uno de los tratamientos más comunes son los fármacos, estos tienen efectos secundarios como somnolencia, mareos y debilidad muscular. Además, la mayoría de los casos pueden aliviarse por medio de alternativas naturales igualmente efectivas y libres de síntomas secundarios.

Además, los expertos aconsejan tratar la ansiedad desde sus causas. De acuerdo con esto, vigilar de cerca los hábitos que guían la cotidianidad de las personas ayuda a controlar los niveles de ansiedad. Pues, este tipo de estados provienen de situaciones de gran presión o incomodidad para la persona.

Así, para aprender a cómo controlar la ansiedad sin medicamentos será necesario realizar algunos cambios de manera permanente. Conviene, entonces, enfocarse en rutinas como el ejercicio físico y una sana alimentación, entre otras medidas para reducir la ansiedad a largo plazo.

No obstante, también existen algunas recomendaciones prácticas que brindan resultados apreciables casi de manera inmediata. Así, su principal uso se da ante episodios de gran ansiedad.

Respiración diafragmática

La forma en la que se respira es de suma importancia, especialmente en relación a la ansiedad. Sin embargo, al ser un proceso inconsciente, pocas personas prestan atención a ello, afectando, sin saberlo, a la regulación fisiológica y metabólica del organismo. E, incluso, exacerbando los problemas de ansiedad.

Un claro ejemplo de ello es la hiperventilación, caracterizada por su ritmo rápido y agitado. Ésta sobre-oxigena el organismo incrementando los niveles de ansiedad; puede contrarrestarse de manera rápida y efectiva, tomando el control de la respiración.

En este sentido, uno de los métodos más conocidos es la respiración abdominal o diafragmática. Para llevarla a cabo se debe colocar una mano en el pecho y la otra sobre el abdomen. A continuación se procede a tomar aire profundamente por la nariz, llevando el aire hacia al diafragma hasta llenarlo completamente.

Entonces, el individuo podrá notar como el abdomen se hincha al llenarse de aire. Un indicio de que se está realizando la respiración correctamente es que solo la barriga se mueve, y no el pecho. Se aconseja realizar diez repeticiones por cada minuto, pocos minutos después los síntomas de la ansiedad comenzará a disminuir su intensidad.

Respiración Alternada por las fosas nasales

Esta corresponde a otra técnica de respiración de resultados notorios en el control de la ansiedad. Tiene su origen en la práctica del yoga, donde recibe el nombre de Nadi Shodhana.  

Su realización aporta sensación de calma y estabilidad. De acuerdo con los yoguis, también consigue fortalecer el vínculo entre ambos hemisferios cerebrales y renovar la energía del organismo.

La respiración alternada consiste en inhalar profundamente por la fosa nasal derecha, mientras se cierra la izquierda con el pulgar derecho. Seguidamente, se procede a tapar la fosa nasal derecha y se exhala por la izquierda.

Este ejercicio de respiración debe realizarse de cuatro a ocho veces. De preferencia en una posición cómoda y lugar tranquilo, aunque esto no es una limitante.

Infusiones para calmar la ansiedad

Durante años, las personas han experimentado los beneficios de las infusiones para la salud y el bienestar. Al igual que los ansiolíticos, muchas brindan resultados favorables. Entre las más aconsejadas destaca la infusión de lavanda, debido a las propiedades sedantes de esta planta.

Adicionalmente, algunos estudios han descubierto características estabilizadoras del estado de ánimo que la convierten en un estupendo ansiolítico natural. También se demostraron efectos analgésicos e incluso anti-convulsivos.

Por su parte, la infusión de hipérico o hierba de San Juan también se ha popularizado como un remedio no farmacéutico contra la ansiedad. Esta no solo funciona como sedante y anlgesico, además, ayuda a tratar síntomas los depresivos que muchas veces acompañan los episodios de ansiedad.

Comer chocolate para calmar la ansiedad

El chocolate, al derivarse del cacao, ofrece innumerables propiedades para la salud. No obstante, para aprovechar sus beneficios conviene optar por chocolates con al menos 60% de cacao, bajos en grasa y azúcar.

Además, cuanto mayor sea la concentración de cacao, mayor será el impacto en el tratamiento de la ansiedad. Esto se debe a que el cacao promueve la segregación de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad.

Por tal razón, el chocolate es un estupendo complemento en los tratamientos contra la ansiedad. Muy efectivo para obtener una sensación de sosiego de manera rápida, a fin de aplacar la ansiedad.

En este sentido, se aconseja ingerir no más de dos onzas al día. Además, conviene tener en cuenta que el chocolate, por sí solo, no es un tratamiento definitivo contra la ansiedad. En casos de trastornos diagnosticados de ansiedad, lo correcto es acudir al especialista, a fin de atacar las causas del problema.

Por su parte, la avena, los frutos secos y el aguacate son igualmente recomendados para disminuir la sensación de ansiedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

películas que todo emprendedor debe ver

Cambio de los hábitos de consumo de los españoles

Read More →