Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Reportajes  >  Artículo

Carteles luminosos para tu negocio, ¿valen la pena?

Por   /  27 abril, 2018  /  No hay comentarios

Te explicamos todas las ventajas que poseen los rótulos luminosos para que puedas valorar si realmente te convienen.

Darse a conocer puede ser uno de los aspectos más complicados para cualquier empresa. De nada sirve contar con los mejores productos u ofrecer unos servicios de diez si no hay clientes con los que tratar. Esto es algo que cualquier empresario sabe y que posee una cantidad de soluciones tan amplia como se pueda imaginar.

Hay muchas formas de ganar en presencia y conseguir visibilidad. Desde campañas publicitarias en televisiones hasta cuñas de radio o pequeños folletos repartidos por buzones; pero si hay algo que ha demostrado no fallar nunca, eso es sin duda la rotulación. La cartelería es algo que lleva décadas acompañándonos, inundando las paredes de las localidades y demostrando su capacidad para atraer al público.

Aunque, a la hora de escoger un formato realmente llamativo y potente en cuanto a captación, este sería sin duda el luminoso. Los carteles luminosos para fachadas comerciales, o incluso domésticas, son algo que no falla y que tiene mucha más importancia de lo que la mayoría cree. De hecho, hay empresas como Uno Signs Makers que se han especializado en ellos, para potenciar sus capacidades y beneficiar a sus clientes.

¿Y cuáles son estos beneficios que pueden ofrecer los rótulos luminosos? De ellos te vamos a hablar ahora. Verás que, en efecto, pueden ser la mejor inversión a la hora de conseguir una mayor presencia y aumentar la clientela de tu negocio, incluso si lo que buscas es tan solo potenciar la visibilidad de tu marca.

Atención asegurada

Piensa en Las Vegas, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza si dejas los casinos a un lado? En efecto, la típica estampa nocturna plagada de carteles iluminados. Tener un rótulo luminoso es asegurarte el captar la atención de cualquiera que pase por el lugar a cualquier hora y en cualquier día del año. Dado que siempre están en su lugar, cualquier transeúnte o incluso conductor puede verlos a simple vista de día y, sobre todo, de noche, cuando comienzan a brillar y a mostrar todos sus colores en su máximo esplendor.

Si además se cuenta con un diseño lo suficientemente atractivo y original, el efecto es incluso el doble. Hay lugares que son recordados gracias sobre todo a sus rótulos con luz, y si no que se lo pregunten a Schweppes y ese cartel que tantas veces hemos visto en la Gran Vía no solo al visitar Madrid, sino también en numerosas películas que se han rodado en la capital. Puedes imaginar, por tanto, el potencial que tiene este tipo de rotulación a la hora de dar visibilidad a tu negocio o tu marca.

Gran resistencia

Aunque pueda parecer lo contrario, los carteles con luz suelen ser muy resistentes a los agentes externos, siempre y cuando estén construidos de la mejor forma y con los mejores materiales. No hay que preocuparse porque una tormenta o un vendaval puedan hacer que dejen de funcionar, ya que las sujeciones y sus circuitos están preparados precisamente para no cesar su actividad ni en las peores circunstancias.

Es lógico. Al tratarse de un tipo de rótulo que siempre ha de estar en el exterior y que, además, no puede moverse del lugar, tiene que estar más que preparado para gozar de un ciclo de vida lo suficientemente prolongado. Además, en el extraño caso de que haya cualquier tipo de avería, sus arreglos habitualmente son bastante económicos, aunque la economía es precisamente algo de lo que vamos a hablar en el siguiente punto.

Gran visibilidad por poco precio

Originalidad, calidad, buenos colores y una capacidad lumínica considerable. Si mezclas estos elementos tienes algo capaz de reforzar notablemente la presencia de tu comercio, negocio o empresa y, lo mejor de todo, a un precio muy difícil de rebatir. Los carteles luminosos son mucho más baratos de lo que se pueda pensar, y es que su tecnología es algo que ha avanzado tanto que permite apostar por las calidades sin renunciar al ahorro.

Además, siguen siendo una de las mejores formas de ganar en visibilidad a nivel local. Puede que no tengan el mismo efecto que cualquier campaña publicitaria transmedia; pero si se colocan en el lugar adecuado y con el tamaño adecuado, pueden convertirse en algo icónico incluso para una localidad. Tan solo tenemos que volvernos a remitir al ejemplo de la capital española para demostrarlo con facilidad.

No importa que sea en una grandísima ciudad o en un humilde pueblo. Si se saben combinar bien diferentes factores, está más que demostrado que un rótulo con iluminación puede ser la clave para reforzar el éxito de una compañía. Apostar por ellos es algo que lleva décadas haciéndose y, hasta el momento, nunca ha fallado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

La antigua cultura minoica de Grecia

Read More →