Cargando...
Te encuentras aquí:  Home  >  Internacional  >  Artículo

Alemania sigue aún sin derribar ese gran muro que no se ve pero que está allí

Por   /  10 noviembre, 2017  /  No hay comentarios

Casi tres décadas han transcurrido desde la desaparición física del muro de Berlín, pero aún prevalece uno mucho más difícil de derribar, uno imperceptible a simple vista  y que habita en el sentir y el pensamiento de una buena parte de la población alemana.

En estos últimos años han sido muchas las inyecciones de capital y las reformas e incentivos que se han llevado a cabo en los estados federados. No obstante, también son muchos los tabúes, estereotipos trillados y un sinfín de prejuicios que prevalecen en el sentir de las personas y que mantienen erguido ese otro muro al que aún no han podido derribar.

No se vislumbra para nada cerca la tan anhelada unión de Alemania, ya que existen brechas muy profundas aun por subsanar mientras un nuevo gobierno, el de Ángela Merkel, trabaja en pro de una coalición que paradójicamente no termina de atraer a esa porción de la población que se siente excluida.

Muy bien lo expresa Frank Walter Steinmeier, cuando señala que son otros los muros a los que hoy día se enfrentan y que a pesar de que son invisibles, son igual o peor de dañinos porque se sostiene de desconfianza, resquemor, ira y poca fe en la democracia.

caida del muro de Berlín

Ya bastante cuesta arriba ha sido la tarea de unificación con tanto peso que trae a sus espaldas y que se torna aún más compleja con la presión política de la corriente de ultra derecha, más aún cuando estas formaciones políticas que reagrupan al partido comunista no serán llamadas a ser parte del nuevo tren ejecutivo de Merkel.

Steinmeier hace una llamada a los alemanes a la hora de evitar revivir resentimientos por situaciones del pasado, ya que hay que mirar al futuro con ojos de optimismo porque es allí donde está la paz y el hogar de todos, incluyendo a los germanorientales, quienes pasaron por mucho para llegar a encontrase con su país y sin embargo hoy todavía colisionan contra ese gran muro invisible que permanece en la mente de una buena parte de los ciudadanos.

Esto se hace evidente al ver la diferencia en los datos económicos entre los estados germanorientales y los occidentales, en los primeros y siempre más golpeados las tasas de desempleo son mayores, el PIB es menor  al igual que los salarios y pensiones. Después, algunas regiones sumidas en el atraso y debido a la escasa, por no decir ausente inversión en infraestructuras, lo que según opina Gleicke puede generar radicalización en la población.

Los alemanes deben crear conciencia de que la caída del muro va mucho más allá de lo que físicamente fue evidente, esto supuso y así deberían verlo, cambios profundos a nivel cultural, político y social y mientras no se le otorgue la importancia merecida será muy difícil avanzar hacia la unificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You might also like...

atentado islamista en Estados Unidos

Sayfullo, el joven de Uzbekistán presuntamente radicalizado en Estados Unidos

Read More →